El curioso caso de la mecedora del presidente Kennedy

El curioso caso de la mecedora del presidente Kennedy

Muchas veces cuando la historia se convierte en mito, surgen casos como el de la mecedora del presidente estadounidense John F. Kennedy. Más concretamente, la mecedora dominicana que recibió como obsequio un 4 de abril de 1962 de parte del, por entonces, Secretario de Estado de Relaciones Exteriores del Consejo de Estado de la República Dominicana, José Antonio Bonilla Atiles. Para ilustraros correctamente este encuentro, es necesario recurrir a la hemeroteca.

Según la biblioteca Cervantes Virtual y el DiarioLibre, cuando quien conoce mínimamente esta historia ve a este presidente de los Estados Unidos, sentado sobre una mecedora, normalmente suele afirmar que esa es ‘la mecedora dominicana’ y lo más probable es que además, añadan que se la regaló un embajador o presidente dominicano. Esta afirmación errónea en parte, correspondería al refrán castellano “Por un gato que maté, me llamaron matagatos”. Más que nada porque la mecedora sobre la que solía sentarse Kennedy no era dominicana, sino producida en Carolina del Norte. Sí, J.A. Bonilla Atiles le obsequió en una de sus visitas con una mecedora, pero sólo se sentó en ella el día de su encuentro.

mecedoras-kennedy-carolina

La historia cuenta que John Fitzgerald Kennedy tras ser herido en la espalda en la Segunda Guerra Mundial, empezó a sentir dolores ya cuando era senador. Ya por aquel entonces, allá por 1955, la doctora Janet Travell, le recomendó practicar natación y sentarse en mecedoras con el respaldo ligeramente curvado para aliviar su dolencia. Kennedy, entonces, manda construir una mecedora especial con un respaldo semicurvo, tejido con fibras importadas de Malasia y madera de los Apalaches, a la compañía “P & P Chair Company” localizada en Asheboro, Carolina del Norte. De ahí, que el modelo utilizado por el presidente recibiera el nombre de ‘Carolina’, en alusión al estado en el que se fabricaban.

Como se trataba de su asiento habitual en su hogar, su residencia de verano, en la Casa Blanca, en alguna de sus mansiones e incluso, a bordo del avión presidencial – el Air Force One – es fácil encontrar decenas de ellas a la venta en distintas casas de subastas y museos. Al morir Kennedy, se llegaron a contabilizar más de cien ejemplares, entre los que se encontraba ‘la dominicana’. A parte de las que tenía distribuidas por todo el país, el presidente regalaba a menudo algunas de ellas a Jefes de Estado y amigos.

mecedora-kennedy-habitual

Una vez nos hemos introducido en el tema, es momento de señalar dos datos curiosos respecto a las mecedoras presidenciales:

1 – La mecedora dominicana: el canciller dominicano fue recibido por J.F.K. en en uno de los salones de la mansión presidencial y por ello, el encuentro se realizó con Kennedy sentado sobre su reciente obsequio, seguido atentamente por los medios de comunicación de ambos países. En su caso, la agencia de prensa United Press International – la UPI – difundió la foto en primera plana en el periódico El Caribe al día siguiente (5 de abril del 1962), acompañada del siguiente texto: “El presidente norteamericano John F. Kennedy admira el raro tallado del espaldar de una mecedora que le obsequió el canciller dominicano, licenciado J. A. Bonilla Atiles, en la Casa Blanca, en Washington. La silla es de una caoba cuatro veces centenaria del viejo edificio colonial Castillo de San Diego y al tope del respaldo tiene los escudos de Estados Unidos y la República Dominicana. El mueble es obra del ebanista Pascual Palacios“.

Según comenta el redactor e investigador del DiarioLibre, revisó gran cantidad de fotos en las que el presidente norteamericano aparecía sentado sobre una mecedora. La conclusión fue que en ninguna, excepto en las fotos tomadas por la prensa ese día, aparecía sentado sobre ‘la dominicana’, sino en cualquiera de las encargadas a la firma “P & P Chair Company”.

mecedoras-kennedy-dominicana

La rumorología relativa a la naturaleza y procedencia de la mecedora habitualmente por Kennedy, tiene su origen en lo comentado anteriormente. Que al tratarse de un hecho relevante extendido por los medios de la época (periódicos y radio), la sociedad elaboró la idea que ésa precisamente era la mecedora habitual, aunque lo cierto es que existían y existirían muchas otras en su día a día. Lo que sí que es cierto es que la ‘mecedora dominicana’ tenía un diseño particular y más elaborado que el resto, y que el presidente la apreció como un gran gesto por parte del canciller dominicano.

2 – Otros presidentes estadounidenses también eran adeptos a ellas: es curioso, pero Kennedy no fue ni el primero, ni el primer presidente en utilizar mecedoras en sus reuniones, en sus despachos privados o en su hogar. A mediados del siglo XVIII, ya lo hacía con frecuencia el científico y político Benjamin Franklin (siendo señalado por algunos como el posible inventor de la mecedora). Más adelante, en el siglo XIX, Abraham Lincoln fue otro de los que no separaban de ella. Es así como llegó a pedir que instalaran una en el palco del teatro, donde se sentaba habitualmente y en el que fue asesinado en 1865.

abraham-lincoln-mecedora

Aunque en nuestra tienda online, no poseemos ninguna de las utilizadas por John Kennedy (subastadas por casas como Sotheby’s por más de 75.000), sí que tenemos una cuidada selección de mecedoras para decorar tu hogar y proporcionarte comodidad, como por ejemplo, la que os mostramos a continuación: la ‘Mecedora Clásica Kennedy‘.

mecedora-kennedy-ambar-muebles

1Comment
  • miguel angel rodriguez donado
    Posted at 17:56h, 17 febrero Responder

    Interesante el contenido de este trabajo investigativo,en buena hora sea.

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies. ACEPTAR